Salud: El crecimiento temprano de los huesos está relacionado a la densidad ósea al alcanzar la adultez

Un interesante estudio de la Universidad de Southampton, reveló que el crecimiento de los huesos durante la infancia temprana, incluida la etapa de desarrollo fetal, afecta la densidad ósea a futuro.

Durante la investigación se evaluó el contenido mineral de los huesos y la densidad ósea de más de 550 personas entre 33 y 39 años de edad, que habían sido pesadas y medidas al nacer y de forma anual hasta alcanzar la adultez.
Al entrecruzar la información se descubrió que mientras mayor el crecimiento del esqueleto y el aumento de Índice de Masa Corporal (IMC) en el útero y durante la infancia, mayor es el peak de contenido mineral en el hueso; mientras que un mayor incremento del IMC durante la niñez y la adolescencia está asociado con un peak más alto de densidad de área y densidad aparente ósea.

Este estudio es prometedor, pues de comprobarse definitivamente los resultados y el mecanismo mediante el que se da la relación, podría prevenirse el deterioro de los huesos desde aún antes de nacer, disminuyendo así la prevalencia de osteoporosis, la enfermedad ósea más común que se estima afecta a cerca del 45% de las mujeres y el 38% de los hombres sobre 50 años en nuestro país.

Ingerir alimentos ricos en calcio y vitamina D desde temprano es fundamental para fortalecer los huesos con miras al futuro y asegurar así una vida plena y sin limitaciones al alcanzar la tercera edad.
La leche es uno de los pocos alimentos que combina estos nutrientes en un poderoso pack que cuida nuestro sistema óseo, reforzándolo y manteniéndolo en óptimas condiciones, por eso es importante crear hábitos desde temprano en los niños para que se acostumbren a ingerir esta nutritiva bebida.
Hoy, que existen diversos productos sin lactasa en el mercado, ya no hay excusas para descuidar la nutrición de los más pequeños debido a la intolerancia a este azúcar.

Recuerden, una vida sana parte con una alimentación sana.