Receta: Batido de yogurt sabor frutilla

Hay que aprovechar que ya quedan las últimas frutillas de la temporada porque no se puede negar el sabor único que tiene la fruta sin congelar. Además, la mayoría ya empezamos en marzo a trabajar o a estudiar a full y el tiempo para cocinar o comer se hace menor entre las tareas y trabajos. Esta receta es tan rica como sencilla y servirá para llenar el estómago entre las pausas o en la tarde.
¡Que la disfruten!

Batido de yogurt sabor frutilla
Para 4 personas
Tiempo de elaboración: 15 minutos

Ingredientes: 
- 1 taza de azúcar
- 2 tazas de frutillas naturales
- 1 taza de leche sin lactosa
- 2 yogures sin lactosa sabor frutilla

Preparación:
1.
Verter todos los ingredientes en una juguera y licuar.
2. Servir en vasos largo.

Receta: Crème brûlée de almendra

Es sorprendente lo rápido que ha cambiado el clima con la llegada oficial del otoño. Estos últimos días sigue haciendo bastante calor pasado el mediodía, pero por la mañana está fresquísimo y en mi casa ya tuvimos que poner de vuelta los plumones en las camas para sobrevivir a las noches cada vez más heladas.

Así que para celebrar la llegada de esta estación y este agradable descenso en las temperaturas, aquí les dejo una rica receta ideal para endulzar los días más frescos.

Crème brûlée de almendra
Para 6 personas
Tiempo de elaboración: 25 minutos

Ingredientes:
- 3 tazas de crema sin lactosa
- 1 ½ tazas de leche sin lactosa
- ½ taza de azúcar
- 11 yemas
- 2 cdas. de esencia de almendra o amaretto

Preparación:
1.
En una olla, hervir la crema, la leche y ¾ partes del azúcar.
2. En un bol, batir las yemas con el azúcar restante hasta el punto rubans (color crema).
3. Verter la leche y la crema hirviendo a las yemas y revolver constantemente. Finalmente, sumar la esencia de almendra o amaretto.
4. Rellenar los moldes individuales y hornear a Tº baja (100º C.) por 55 minutos aprox. 5. Retirar, dejar entibiar y servir.

Nutrición: ¿Queso sin lactosa?

Estoy segura que uno de los sufrimientos más transversales entre aquellos que padecemos de intolerancia a la lactosa es la dificultad de comer queso. De hecho, es cosa de acercarse a cualquier foro o comunidad sobre el tema para ver quejas al respecto y súplicas lanzadas a las empresas de alimentos funcionales para que saquen este producto al mercado.

Sin embargo, la verdad es que hay muchos quesos que no deberían presentar mayores problemas para quienes padecen de una intolerancia a la lactosa no demasiado aguda, pues tienen muy pocas cantidades de este azúcar de la leche.
Esto se da especialmente en caso de los quesos curados y fermentados, ya que durante el proceso de elaboración disminuye el contenido de lactosa. Más aún, aquellos quesos viejos artesanales que tan sabrosos nos parecen contienen aún menos este elemento, pues con la maduración se van secando mediante la evaporación del suero lácteo que es el que tiene la lactosa.
Por otro lado, existen quesos que cuentan con altas concentraciones de lactosa, como son los queso crema, por lo que es recomendable evitarlos sin dudar.

Finalmente, no hay que olvidar que todos tenemos distintos niveles de intolerancia a la lactosa y por ende algunos podemos soportar sin problema ciertos alimentos mientras que otros presentan síntomas severos con tan sólo oler un lácteo. Por esta razón, es importante conocer nuestro organismo y experimentar con mucho cuidado para saber qué cosa podemos comer y qué cosa no.
Además, todos los quesos son elaborados de forma distinta, e incluso entre aquellos con menores concentraciones de lactosa, los procesos de fermentación son diferentes, por lo que se recomienda probar siempre con cautela.

Por último, para aquellos que definitivamente se sienten mal hasta con la dosis más ínfima de lactosa, siempre está la alternativa del tofu, ‘queso’ elaborado en base a soya que es una fuente rica de proteínas vegetales y queda delicioso frito con salsa de soya y cebollín.

Lanzamiento imperdible: Nuevo Yoghurt Trozos Sin Lactosa Loncoleche

Hoy estoy muy animada porque acabo de enterarme de una buenísima noticia gracias a mis amigos de Loncoleche.
Estoy segura de que no necesito recordarles lo complicado que es cocinar y comer cosas ricas al padecer de intolerancia a la lactosa. Uno siempre tiene que andar con cuidado, fijándose en los ingredientes de los alimentos y restringiéndose muchas veces.
Esto es algo que los intolerantes a la lactosa vivimos a diario, y por eso se agradece infinitamente cada vez que sale un nuevo producto deslactosado al mercado, que nos facilite la tarea de alimentarnos adecuadamente, permitiéndonos disfrutar de cosas que hasta hace poco eran sólo una fantasía.

Les cuento que Loncoleche acaba de sumar un nuevo producto a su catálogo de productos sin lactosa, ideal para endulzar estas jornadas veraniegas. Se trata de los Yoghurts Trozos Sin Lactosa que combinan la frescura de la mejor fruta junto al rico sabor del yoghurt, sin gatillar los molestos síntomas provocados por la lactosa.
Este producto viene en el tradicional pote de 120 g. y cuenta con tres exquisitas variedades: papaya, berries y durazno.

En lo personal, mi favorito es el de berries, y ya se ha convertido en mi postre regalón cuando estoy en la oficina, ya que es fácil de transportar y mejora cualquier almuerzo.

¡Prueben estos ricos productos y me cuentan cuál sabor es su preferido!

Salud: Nuevo estándar busca asegurar la precisión de los test de vitamina D

Hoy la vitamina D es uno de los supernutrientes más populares, y conforme al aumento vertiginoso de los beneficios asociados por diversos estudios a este elemento, ha escalado la preocupación sobre los niveles insuficientes de vitamina D entre la población mundial, los cuales estarían vinculados a problemas tan diversos como la osteoporosis, el parkinson, la obesidad y el deterioro cognitivo, entre otros.
 A esta preocupación se suma ahora la inquietud de los especialistas debido a la necesidad de desarrollar mecanismos que mejoren la precisión de los test para evaluar la cantidad de vitamina D en la sangre, según plantea un reporte publicado en la revista Analytical Chemistry.

En el artículo, Karen Phonney y sus colegas advierten que los estudios médicos sugieren que la deficiencia o insuficiencia de vitamina D sería aún más común de lo que se piensa actualmente, además de constituir un factor de riesgo para un amplio abanico de enfermedades, sin contar los problemas óseos.
Las personas pueden producir su propia vitamina D muy fácilmente con sólo subirse las mangas de la camisa y exponer su piel al sol durante algunos minutos. Pero para aquellos que nos pasamos el día trabajando en oficinas bajo techo, los suplementos alimentarios son fundamentales para obtener niveles saludables de este nutriente.

Con este interés cada vez más marcado en la vitamina D, los científicos necesitan una forma precisa de medir sus niveles en la sangre. El problema es que medir este nutriente directamente no funciona, porque éste es rápidamente transformado en otro elemento en el hígado. Por eso, los métodos actuales se enfocan en los niveles de un metabolito de la vitamina D llamado 25(OH)D. Sin embargo, los métodos de testeo no siempre están de acuerdo y muchas veces dan resultados diferentes.
Para resolver este asunto, los autores del estudio desarrollaron un material estándar de referencia llamado SRM 972, el primer material de referencia certificado para el análisis del metabolito en el serum sanguíneo.
"Este material de referencia entrega un mecanismo que asegura la precisión de la medida y compatibilidad y representa un primer paso hacia una estandarización de las mediciones de 25(OH)D" concluyeron los especialistas.

Independiente del mecanismo para medir los niveles de vitamina D en la sangre, hoy está clarísimo que contar con cantidades adecuadas de este nutriente es fundamental, por lo que se recomienda ingerir alimentos enriquecidos para mantenerse saludable y cuidar los huesos desde temprano.
La leche contiene vitamina D de forma natural, pero además, les cuento que los ricos productos sin lactosa de Loncoleche vienen enriquecidos con este elemento para ayudarnos a llevar una vida plena, aportando todos los nutrientes que necesitamos.
¡Así que a cuidarse desde ya!

Salud: Las personas informadas comen mejor

Por lo habitual se cree que los medios masivos son fuente de malos hábitos. Por ejemplo, quienes ven televisión pasan mucho tiempo inactivos y tienden a comer mayor cantidad de snacks.
Sin embargo, un novedoso estudio italiano acaba de descubrir que aquellas personas que se mantienen informadas a través de diarios, Internet y la TV, tienen mejores hábitos alimentarios.

La investigación publicada en el International Journal of Public Health, analizó data de más de 1.000 adultos que formaron parte del Proyecto Moli-sani, un gran estudio epidemiológico que reclutó a más de 25.000 personas. Además de examinar la información médica, el estilo de vida y los hábitos alimentarios de los participantes, se recolectó información sobre su uso de medios masivos, desde televisión, hasta diarios y revistas, pasando por Internet.

"La exposición a diversos medios está asociada al estilo de vida. Nosotros nos enfocamos en los hábitos alimenticios, especialmente en la Dieta Mediterránea. Los resultados demostraron que las personas que se exponen a mayor cantidad de información a través de los medios masivos, tienen mayor adherencia a patrones alimentarios relacionados con esta dieta, que es considerada el modelo más efectivo para reducir el riesgo de enfermedades crónicas y neurodegenerativas" concluyó Americo Bonanni, Director de la Unidad de Ciencias de la Comunicación del Laboratorio encargado del estudio.

Así que ya saben, mantenernos informados es fundamental para tomar decisiones correctas en relación a nuestra dieta y nuestro estilo de vida en general. Esto es aún más importante en el caso de padecer alguna condición relacionada a los alimentos, como es el caso de la intolerancia a la lactosa. Informarnos adecuadamente puede ser la clave para mejorar nuestra calidad de vida y aprender a coexistir de forma saludable y positiva con este problema.

Receta: Bavarois de frambuesa

¡Primer post del año! Espero que todos hayan comenzado este 2012 con el pie derecho, disfrutando de una cena inolvidable con sus seres queridos, planteando resoluciones para este nuevo período y haciendo una revisión a la etapa que dejamos detrás.

Y para empezar este 2012 con muchas ganas, aquí les dejo una rica receta, ideal para endulzar esta época estival junto a todo el sabor de las frambuesas.

Bavarois de frambuesa
Para 4 personas
Tiempo de elaboración: 25 minutos + 2 horas de refrigeración

Ingredientes:
-
¾ tazas leche sin lactosa
- 3 cdas. de azúcar
- 3 yemas
- 3 hojas de colapez
- 4 cdas. de pulpa de frambuesa
- 1 taza de crema sin lactosa

Preparación:
1.
En una olla a fuego bajo, calentar la leche sin lactosa con el azúcar, agregar lentamente las yemas y revolver. Cocinar hasta que la mezcla espese, dejar enfriar y reservar.
2. Hidratar las hojas de colapez en agua fría. Escurrir y derretir en microondas por 1 minuto.
3. Añadir la pulpa de frambuesa a la mezcla fría y luego el colapez. Finalmente incorporar de forma envolvente la crema sin lactosa semibatida.
4. Vaciar el bavarois en pocillos individuales o copas y refrigerar por 2 horas antes de servir.

¡A disfrutar de esta delicia fresca y cremosa sin culpas ni malestares lactosísticos!

Nutrición: Combatiendo las enfermedades crónicas con un vaso de leche

Ya les he hablado antes en reiteradas ocasiones sobre la importancia de tomar leche de forma habitual, debido a las importantes propiedades de esta bebida y el potente paquete nutritivo que nos entrega para mantenernos sanos y con energía.

Ahora quiero compartir con ustedes un reportaje que leí sobre dos interesantes proyectos españoles que buscan disminuir el riesgo de padecer enfermedades crónicas a través de la elaboración de diferentes tipos de leche que incidan en los factores que producen estos males.

Esto puede sonar complejo, pero no es tan así. Hoy se sabe que por ejemplo los Omega ayudan a resguardar contra los problemas cardiovasculares y que el calcio disminuye el riesgo de osteoporosis, por lo que reforzar la leche con cantidades adecuadas de estos nutrientes nos ayuda a mantenernos a salvo de estos problemas.
En nuestro país, la leche Loncoleche, por ejemplo, cuenta con diversos productos funcionales elaborados de esta forma.

El primer proyecto español es de la Universidad de Murcia y tiene como objetivo encontrar la forma más eficiente de enriquecer la leche con calcio, con el objetivo de mejorar así la densidad ósea y prevenir la osteoporosis y la osteopenia.
Mientras que el segundo es del Instituto Catalán de Ciencias Cardiovasculares e investiga cómo prevenir las patologías cardiovasculares controlando los niveles de colesterol mediante la elaboración de productos lácteos ricos en fitoesteroles.

Es importante recordar que los lácteos de por sí ya tienen importantes propiedades y nutrientes que nos entregan notables beneficios, dentro de los que destaca el fortalecimiento de los huesos y la reducción de la presión sanguínea. Por lo que estos proyectos sólo buscan reforzar y potenciar aún más estas propiedades que ya se encuentran de forma natural en estos alimentos.

Por todo lo anterior, es fundamental tomar leche a lo largo de nuestra vida, para recibir todos los nutrientes que requerimos en cada etapa. Recuerden que hoy existen productos con muy poca lactosa o libres por completo de este elemento, por lo que no hay excusas para descuidar nuestra nutrición.

Salud: Hormona de la obesidad aumenta el riesgo de osteoporosis en los adultos mayores

Es sabido que la obesidad está vinculada a problemas como las enfermedades cardiovasculares y la diabetes, pero ahora se acaba de descubrir además que una hormona ligada a esta condición también estaría relacionada a la osteoporosis y a un mayor riesgo de fracturas.

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Gothenburg, estas enfermedades están ligadas directamente a la presencia de una hormona llamada adiponectina, que es la encargada de regular el azúcar en la sangre y la obesidad al enviar señales a otros órganos.

Durante la investigación se examinó a cerca de 11 mil hombres de la tercera edad en Suecia, Estados Unidos y Hong Kong, con el objeto de determinar los factores de riesgo asociados a la osteoporosis, que es la enfermedad ósea más común en la actualidad y se caracteriza por una reducción y debilitamiento de los huesos que puede derivar en dolorosas fracturas.
Al examinar las cantidades de adiponectina en los participantes del estudio, los especialistas descubrieron que aquellas personas con mayores niveles de esta hormona tienen esqueletos más frágiles, además de una reducción en la fuerza y masa muscular, que aumenta el riesgo de sufrir fracturas.
“Los niveles altos de adiponectina en los mayores parecen estar asociados con una reducción en el funcionamiento de la musculatura y un esqueleto más frágil” apuntaron los autores de la investigación, agregando: “Esto deriva en un mayor riesgo de fracturas y caídas, además de un incremento en la mortalidad”.

Este estudio resulta preocupante, pues la adiponectina es una hormona que se encuentra en niveles proporcionalmente inversos al Índice de Masa Corporal (IMC), vale decir, está en mayor cantidad en las personas delgadas, que tienden a ser más sanas y energéticas, por lo que se confían con mayor facilidad y se controlan menos medicamente.

Por esta razón es fundamental cuidarnos desde temprano, independiente de lo bien que creamos sentirnos o de que nos encontremos en forma, y una de las mejores maneras de mantener la osteoporosis a raya es ingerir una dieta rica en lácteos que contienen calcio y vitamina D, por lo que ayudan a proteger nuestros huesos.

En la actualidad, gracias a la creación de diversos productos sin lactosa, padecer de intolerancia a la lactosa ha dejado de ser una excusa válida para descuidar la alimentación y está en cada uno de nosotros elegir cómo queremos vivir nuestra vejez.

Receta: Helado de crema inglesa

Últimamente los días están muy calurosos y el sol brilla con fuerza. El verano está cada vez más cerca y las altas temperaturas parecen haber llegado para quedarse definitivamente entre nosotros.

Así que para refrescarnos, aquí les dejo una rica receta de helado sin lactosa que seguro resultará salvadora en esta época.

Helado de crema inglesa
Para 4 personas
Tiempo de elaboración: 15 minutos +1 noche de refrigeración

Ingredientes:
-
¾ tazas leche sin lactosa
- ¼ tazas de crema sin lactosa
- 3 cdas. de azúcar
- 4 yemas

Preparación:
1)
En una olla, agregar la leche sin lactosa, la crema sin lactosa y el azúcar, mezclar bien y agregar lentamente a las yemas. Revolver, calentar la preparación hasta que espese y dejar enfriar.
2) En un bol, disponer la mezcla y congelar. Revolver cada 15 minutos durante 1 hora hasta lograr un total de 2 horas. Luego formar bolitas de helado, y servir.

¡Cuéntenme qué tal les quedó!