Nutrición: artículo sobre la Intolerancia a la Lactosa

Estuve navegando por internet para encontrar algún artículo interesante para mostrarles acerca de la Intolerancia a la Lactosa y encontré uno de un diario virtual peruano. Ojalá este blog sirva para todos los intolerantes sin importar ciudad ni país :)

En este artículo se presentan los síntomas de los Intolerantes a la Lactosa (lamentablemente, los conocemos muy bien!). Esta intolerancia podría ser congénita, por lo que habría que dejar de tomar cualquier derivado de la leche. Pero también puede presentarse en el desarrollo de nuestras vidas, incluso cuando uno es más viejo. A estos dos tipos se les llama intolerancia primaria.

Pero existe una intolerancia secundaria que se da, por ejemplo, por cirugías en el intestino, infecciones, virus o enfermedades. Estas personas pueden tener cierta tolerancia a la lactosa. Podrían comer algunos yogures, en algunos casos incluso queso, pero en pequeñitas cantidades…

En el artículo recomiendan no olvidar de consumir vitamina D desde otras fuentes. Pero en el caso de los productos Sin Lactosa como los de Loncoleche muchos tiene vitamina A y D de forma adicional para consumirla :)

El artículo fue realizado por la nutricionista Sara Abu Sabbah y puedes leer completo desde acá 

¿Y ustedes qué grado de intolerancia tienen y a qué edad se les presentó esta intolerancia?

Nutrición: La dieta mediterránea está asociada a mejor calidad de vida

Durante muchos años se ha asociado la dieta mediterránea a una menor propensión de enfermedad y aumento del bienestar. Ahora un nuevo estudio lo relaciona con una mejor salud mental y física. ¿Qué les parece?

Esta famosa dieta se caracteriza por consumirse frutas, verduras, legumbres, pescado, aceite de oliva y frutos secos, y ahora se asocia a una menor mortalidad y a menos enfermedades crónicas.
Un nuevo estudio de la Universidad de las Palmas de la Isla Canaria y la Universidad de Navarra analizaron la influencia de esta dieta en la calidad de vida de más de 11.000 estudiantes de las universidades durante un periodo de 4 años.
“El progresivo aumento de la esperanza de vida en los países desarrollados hace más interesante encontrar los factores que pueden aumentar la calidad de vida”, dice Patricia Henríquez Sánchez, investigadora del centro de Islas Canarias.

El estudio se publicó en la revista “European Journal of Clinical Nutrition” y los resultados mostraron que aquellos que se apegaban más a la dieta mediterránea tenían un puntaje mayor en los cuestionarios acerca de la calidad de vida en términos de salud física y mental. “La dieta mediterránea es un factor importante asociado a la calidad de vida y puede considerarse un saludable modelo de alimentación”.

En las comidas principales nunca debiera faltar tres elementos básicos: cereales, frutas y vegetales. Incluso, se debe incluir tomar diariamente 1,5 a 2 litros de agua. El aceite de oliva se acepta por su calidad nutricional y debe moderarse el consumo de vino y otros brebajes fermentados. El pescado, la carne sin grasa y los huevos son fuentes de proteína animal de gran calidad. Los pescados y otros alimentos marítimos son fuente de grasas saludables. Finalmente arriba está el azúcar, los dulces, los pasteles y los brebajes dulces que deben consumirse ocasionalmente y en pequeñas cantidades.

¿Y ustedes qué cosas comen? ¿Siguen esta famosa dieta?

Nutrición: Los niños que cocinan comen alimentos más saludables

Que los niños prefieran frutas y vegetales en vez que una comida chatarra siempre ha sido un desafío. Investigadores de la Universidad de Alberta entregan una simple solución: darles un delantal!

Una medición en el estado de Alberta (Canadá) a niños de 11 a 12 años sugirió que la mejor forma de incentivar a los chicos a comer comidas saludables y que las disfruten es que ayuden con la preparación de la comida.
“Los niños a los que le gusta las frutas y vegetales tienden a comerlos frecuentemente y tienen una mejor alimentación”, dice la autora Yen Li Chu. Incentivar a los niños en la preparación de sus comidas puede ser una estrategia saludable efectiva para los papás y el colegio.
Este estudio se publicó el mes pasado en “Public Health Nutrition” y fueron estudiados 151 colegios de este estado. Aproximadamente un tercio de los niños ayudaron en la preparación de una comida una vez al día, otro tercio comentó que ayudaba de 1 a 3 veces. Un cuarto de los niños ayudaba 1 vez al mes y casi un 12% evitaba completamente la cocina.
La info también mostró que los niños que preparaban su comida eran más conscientes de la importancia de hacer elecciones saludables de comida. Además los investigadores comentaban que esto también podía desarrollarse en el lugar donde estudiaban, donde muchos niños se encontraban sin la guía de sus padres por lo que tienen que tomar muchas decisiones solos y asumir responsabilidades.
Por ejemplo, esto podría desarrollarse en clases de cocina o en grupos acerca de ésta

Ahora que muchos niños han salido de vacaciones… ¿por qué no acercarlos a la cocina? ¡Anímense a cocinar con sus chicos!

Salud: La hidratación después de trotar

El llamado running está cada vez más a la moda entre quienes viven en la ciudad. Mientras por un lado es bueno ya que ayuda a mejorar la capacidad física, hacerlo de forma incorrecta puede llevar a por lo menos una torcedura!

¿Cómo hidratarse después de correr en una competencia? Es la pregunta que se realiza Mario Sandoval, director de Clínica 110 Sport & Health Center, en una breve columna que apareció en el diario hace unos días.
Él recomienda tomar leche después de una corrida oficial, pues entre otras cosas se produce una gran pérdida de sodio, magnesio y electrolitos… Y cada vez es más común que se dé leche en las carreras internacionales pues hay suficientes estudios que indican que la recuperación es mejor que con las bebidas isotónicas.
Su consejo es que se tome por lo menos medio litro de leche chocolatada, descremada si es posible, y sin lactosa!

¿Quién lo diría?

Nutrición: El consumo de pescado en los más chicos

¡Esta semana vengo cargada de datos! Hace unos días leí un artículo muy interesante acerca del consumo de pescado y cómo hacer que los niños no sientan rechazo. Ya deben saber que el pescado es una de las principales fuentes de Omega 3.

En Chile se organizó el Primer Simposio Internacional de Ciencia, Pescado y Salud en el que buscaron resolver un gran problema que tenemos como país con tanto mar. Nuestro consumo de pescado es muy bajo en relación a otros países con mar como Perú, España y Japón. Y uno de los objetivos es que desde chicos los niños lo consuman para así crear un hábito.
José Luis Vaamonde, que es experto en consumo alimentario en España, dice que para lograr este objetivo una de las cosas que podría hacerse es dar cuenta de lo que dice la neurociencia: que en los últimos tres meses de embarazo la mamá consuma pescado para así orientar el gusto del niño, luego hay que continuar en la lactancia y seguir durante dos años. Es después de esta edad que los niños comienzan a rechazar nuevos sabores o comidas y se aumenta hasta llegar al peak a los ocho años donde un 75% de los niños presenta un alto rechazo a consumir cosas nuevas.
Debido al consentimiento de muchos padres, para Vaamonde, los niños dejan de comer pescado y en España el menor consumo de pescado se da justamente en los hogares con niños de menos de seis años. Para Isabel Hernández, secretaria general del Fondo de Regulación y Organización del Mercado de los Productos de la Pesca y Cultivos Marinos en España, los niños necesitan una preparación del pescado más sabrosa y atractiva.
¿Se acuerdan que meses atrás les comenté que la presentación en los platos era muy importante para que los peques se tentaran?


¿Y ustedes les dan de comer pescado a sus niños? ¿Cómo lo hacen?

Nutrición: Alimentos para desintoxicar el cuerpo

Unas semanas atrás salió este artículo en La Tercera y creo es súper bueno para ir identificando qué alimentos nos ayudarían para apalear los cambios en nuestra rutina de comida, por ejemplo, de un fin de semana largo.

Alcachofas: Tienen un compuesto que influye en la digestión y específicamente en la bilis. Ayudaría entonces a digerir mejor y más rápido las grasas.

Arándanos: Según un estudio de la Universidad de Michigan, esta fruta reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares y el síndrome metabólico. También serviría para proteger el cerebro por lo que es una buena forma de prevención de las enfermedades neuro-degenerativas.

Brotes de brócoli: Según un estudio de la universidad Johns Hopkins, un químico que se encuentra en estos brotes, o la coliflor, por ejemplo, aumenta la capacidad de protección de las células frente al cáncer de piel, porque aumenta las defensas del cuerpo.

Nueces: Estos frutos son ricos en antioxidantes, que ayudan a mantener el sistema inmune y tiene propiedades anticancerígenas. Son fuente de ácido alfa-linoleico que sirve para reducir el colesterol “malo” y la inflamación.

Té verde: La gracia del té verde es que está hecho de hojas sin fermentar. Ayudaría a disminuir el colesterol total y el colesterol malo. Además reduciría el riesgo de enfermedades como el alzheimer.

¡Si conocen otros alimentos o infusiones beneficiosas para la salud pueden escribirlas en los comentarios!

Salud: Estudio cuantifica el enorme costo de las fracturas en Europa

Cuando hablamos de nuestra salud, por lo habitual nos enfocamos en las consecuencias físicas, emocionales, personales o incluso sociales de las enfermedades.
Ahora, un equipo de especialistas decidió darle un vuelco a este acercamiento más tradicional a un problema bastante difundido como son las fracturas en la tercera edad, analizándolo desde una perspectiva económica. Los resultados son sorprendentes.

Sólo en Europa el 2010 el costo de las fracturas se estima en 39 billones de euros, siendo las fracturas de cadera las que gastan más de la mitad de este valor total.

La investigación dada a conocer en el Congreso Europeo de Osteoporosis y Osteoartritis, contempla datos como la incidencia de este problema, el costo de la prevención farmacéutica y el cuidado post fractura, además de la mortalidad.

Un detalle importante es que el porcentaje de este costo dedicado a prevención es mínimo en comparación con los demás ítems a considerar, lo que podría explicar la alta incidencia de fracturas en el viejo continente.
"Encontramos que se invierte sólo 2 billones de euros en la prevención farmacológica de fracturas, aproximadamente un 5% del costo total ligado a este problema. Esta pequeña inversión en prevención y tratamiento refleja el hecho de que la osteoporosis, que es la principal causa de las fracturas en la tercera edad, no está siendo diagnosticada ni tratada en la mayoría de las personas en riesgo de padecer esta enfermedad" concluyó John A. Kanis de la Universidad de Sheffield y principal autor del estudio.

Esta cifra resulta preocupante por sí sola, pero lo es aún más al considerar que las estadísticas sugieren un aumento de los adultos mayores en Europa, que derivaría en un incremento en las fracturas. Estudios sugieren que la cifra actual de fracturas se doblará para el año 2050 a menos que se toman medidas preventivas eficaces.

La osteoporosis es una enfermedad que deteriora notablemente la calidad de vida de las personas, trayendo consigo muchos otros problemas de salud tanto física como psicológica. De hecho, investigaciones previas han establecido que sufrir una fractura después de los 60 años aumenta considerablemente el riesgo de morir antes.
Pero además, esta enfermedad constituye un importante costo que puede ser prevenido con una nutrición adecuada desde temprano.
Los lácteos son una buena fuente de calcio y vitamina D que nos ayuda a fortalecer los huesos de forma preventiva para poder llevar una vida plena y llena de energía al alcanzar la tercera edad.

Nutrición: ¿Queso sin lactosa?

Estoy segura que uno de los sufrimientos más transversales entre aquellos que padecemos de intolerancia a la lactosa es la dificultad de comer queso. De hecho, es cosa de acercarse a cualquier foro o comunidad sobre el tema para ver quejas al respecto y súplicas lanzadas a las empresas de alimentos funcionales para que saquen este producto al mercado.

Sin embargo, la verdad es que hay muchos quesos que no deberían presentar mayores problemas para quienes padecen de una intolerancia a la lactosa no demasiado aguda, pues tienen muy pocas cantidades de este azúcar de la leche.
Esto se da especialmente en caso de los quesos curados y fermentados, ya que durante el proceso de elaboración disminuye el contenido de lactosa. Más aún, aquellos quesos viejos artesanales que tan sabrosos nos parecen contienen aún menos este elemento, pues con la maduración se van secando mediante la evaporación del suero lácteo que es el que tiene la lactosa.
Por otro lado, existen quesos que cuentan con altas concentraciones de lactosa, como son los queso crema, por lo que es recomendable evitarlos sin dudar.

Finalmente, no hay que olvidar que todos tenemos distintos niveles de intolerancia a la lactosa y por ende algunos podemos soportar sin problema ciertos alimentos mientras que otros presentan síntomas severos con tan sólo oler un lácteo. Por esta razón, es importante conocer nuestro organismo y experimentar con mucho cuidado para saber qué cosa podemos comer y qué cosa no.
Además, todos los quesos son elaborados de forma distinta, e incluso entre aquellos con menores concentraciones de lactosa, los procesos de fermentación son diferentes, por lo que se recomienda probar siempre con cautela.

Por último, para aquellos que definitivamente se sienten mal hasta con la dosis más ínfima de lactosa, siempre está la alternativa del tofu, ‘queso’ elaborado en base a soya que es una fuente rica de proteínas vegetales y queda delicioso frito con salsa de soya y cebollín.

Intolerancia a la lactosa: Una condición que nos acompaña desde la prehistoria

Muchas personas al recibir el diagnóstico de Intolerancia la lactosa sienten que el mundo se les cae encima y que son unos bichos raros. Sin embargo, tal como les conté alguna vez en el pasado, la baja producción de la enzima lactasa, responsable de esta condición, en realidad es un problema que ha estado con nosotros desde hace miles de años.
En un comienzo, nosotros, al igual que todos los mamíferos, disminuíamos nuestra producción de lactasa luego del nacimiento. Fue recién bastante más tarde que algunas poblaciones humanas generaron la mutación que permite la mantención de la enzima lactasa, por lo que al alcanzar la adultez, siguen absorbiendo la lactosa.

Esta hipótesis acaba de verse reforzada debido a los análisis genéticos practicados en Ötzi, la momia humana natural más antigua de Europa.
De acuerdo a los estudios dados a conocer a comienzos de esta semana, durante su vida, la momia glaciar más antigua del mundo padecía de Intolerancia a la lactosa, por lo que no podía digerir los lácteos.
Este descubrimiento apoya las teorías que plantean que a pesar del incremento en la agricultura y la producción de lácteos en ese entonces, la Intolerancia a la lactosa todavía era una condición muy común en la época de Ötzi. La habilidad de digerir la leche a lo largo de la adultez recién comenzó a desarrollarse de forma más masiva durante el milenio siguiente de la mano de la domesticación de los animales.

Otro dato interesante aportado por los análisis es que Ötzi estaba genéticamente predispuesto a las enfermedades cardiovasculares. Esto pone en jaque la idea de que la prevalencia de estos problemas son fruto del estilo de vida moderno. Ötzi no estaba expuesto a los factores de riesgo que hoy se consideran los gatillantes más importantes de estas enfermedades. No era sobrepeso y su vida distaba de ser sedentaria.

Salud: Especialistas descubren el mecanismo mediante el cual la Vitamina D inhibe la inflamación

Desde hace un tiempo se sabe que la vitamina D ayuda a disminuir la inflamación, por lo que contribuiría en ciertas enfermedades inflamatorias intestinales y reumáticas, además de algunos tipos de cáncer. Sin embargo, no había claridad respecto al mecanismo mediante el cual operaba este beneficio.

Ahora, un equipo de investigadores acaba de verter luz sobre este punto al descubrir procesos específicos moleculares y de señalización por medio de los cuales la vitamina D inhibe la inflamación.
Durante el estudio, publicado en The Journal of Immunology, se incubaron glóbulos blancos humanos con distintos niveles de vitamina D, exponiéndolos luego a una molécula conocida por promover respuestas inflamatorias intensas.
Los resultados revelaron que las células sin vitamina D o con niveles insuficientes de este nutriente fallaban a la hora de inhibir el proceso inflamatorio, mientras que aquellas con cantidades adecuadas de esta vitamina interrumpían la progresión del problema.

"Este estudio va mucho más allá de las asociaciones previas entre vitamina D y salud al definir una clara serie de eventos celulares, desde la unión del ADN, pasando por una clara ruta de señalización, hasta la reducción de las proteínas conocidas por gatillar la inflamación" explicó Elena Goleva, autora principal de la investigación.

Se sabe desde hace años que la vitamina D contribuye a la salud ósea al promover la absorción de calcio. Además, en años recientes se ha prestado mucha atención a este nutriente debido a sus posibles beneficios inmunes y antiinflamatorios.
En cambio, los niveles deficientes de vitamina D están asociados con diversas enfermedades como asma, cáncer, diabetes, artritis y degeneración macular, entre muchísimas más.

Hoy está claro que hay que ingerir vitamina D en cantidades suficientes para recibir todas las beneficiosas propiedades asociadas a este nutriente.
Una buena alternativa es consumirla por medio de la leche, que además de contar con esta súper vitamina, nos entrega muchos otros elementos fundamentales para nuestra salud junto a su rico y refrescante sabor.