Salud: Estudio cuantifica el enorme costo de las fracturas en Europa

Cuando hablamos de nuestra salud, por lo habitual nos enfocamos en las consecuencias físicas, emocionales, personales o incluso sociales de las enfermedades.
Ahora, un equipo de especialistas decidió darle un vuelco a este acercamiento más tradicional a un problema bastante difundido como son las fracturas en la tercera edad, analizándolo desde una perspectiva económica. Los resultados son sorprendentes.

Sólo en Europa el 2010 el costo de las fracturas se estima en 39 billones de euros, siendo las fracturas de cadera las que gastan más de la mitad de este valor total.

La investigación dada a conocer en el Congreso Europeo de Osteoporosis y Osteoartritis, contempla datos como la incidencia de este problema, el costo de la prevención farmacéutica y el cuidado post fractura, además de la mortalidad.

Un detalle importante es que el porcentaje de este costo dedicado a prevención es mínimo en comparación con los demás ítems a considerar, lo que podría explicar la alta incidencia de fracturas en el viejo continente.
"Encontramos que se invierte sólo 2 billones de euros en la prevención farmacológica de fracturas, aproximadamente un 5% del costo total ligado a este problema. Esta pequeña inversión en prevención y tratamiento refleja el hecho de que la osteoporosis, que es la principal causa de las fracturas en la tercera edad, no está siendo diagnosticada ni tratada en la mayoría de las personas en riesgo de padecer esta enfermedad" concluyó John A. Kanis de la Universidad de Sheffield y principal autor del estudio.

Esta cifra resulta preocupante por sí sola, pero lo es aún más al considerar que las estadísticas sugieren un aumento de los adultos mayores en Europa, que derivaría en un incremento en las fracturas. Estudios sugieren que la cifra actual de fracturas se doblará para el año 2050 a menos que se toman medidas preventivas eficaces.

La osteoporosis es una enfermedad que deteriora notablemente la calidad de vida de las personas, trayendo consigo muchos otros problemas de salud tanto física como psicológica. De hecho, investigaciones previas han establecido que sufrir una fractura después de los 60 años aumenta considerablemente el riesgo de morir antes.
Pero además, esta enfermedad constituye un importante costo que puede ser prevenido con una nutrición adecuada desde temprano.
Los lácteos son una buena fuente de calcio y vitamina D que nos ayuda a fortalecer los huesos de forma preventiva para poder llevar una vida plena y llena de energía al alcanzar la tercera edad.

Salud: El crecimiento temprano de los huesos está relacionado a la densidad ósea al alcanzar la adultez

Un interesante estudio de la Universidad de Southampton, reveló que el crecimiento de los huesos durante la infancia temprana, incluida la etapa de desarrollo fetal, afecta la densidad ósea a futuro.

Durante la investigación se evaluó el contenido mineral de los huesos y la densidad ósea de más de 550 personas entre 33 y 39 años de edad, que habían sido pesadas y medidas al nacer y de forma anual hasta alcanzar la adultez.
Al entrecruzar la información se descubrió que mientras mayor el crecimiento del esqueleto y el aumento de Índice de Masa Corporal (IMC) en el útero y durante la infancia, mayor es el peak de contenido mineral en el hueso; mientras que un mayor incremento del IMC durante la niñez y la adolescencia está asociado con un peak más alto de densidad de área y densidad aparente ósea.

Este estudio es prometedor, pues de comprobarse definitivamente los resultados y el mecanismo mediante el que se da la relación, podría prevenirse el deterioro de los huesos desde aún antes de nacer, disminuyendo así la prevalencia de osteoporosis, la enfermedad ósea más común que se estima afecta a cerca del 45% de las mujeres y el 38% de los hombres sobre 50 años en nuestro país.

Ingerir alimentos ricos en calcio y vitamina D desde temprano es fundamental para fortalecer los huesos con miras al futuro y asegurar así una vida plena y sin limitaciones al alcanzar la tercera edad.
La leche es uno de los pocos alimentos que combina estos nutrientes en un poderoso pack que cuida nuestro sistema óseo, reforzándolo y manteniéndolo en óptimas condiciones, por eso es importante crear hábitos desde temprano en los niños para que se acostumbren a ingerir esta nutritiva bebida.
Hoy, que existen diversos productos sin lactasa en el mercado, ya no hay excusas para descuidar la nutrición de los más pequeños debido a la intolerancia a este azúcar.

Recuerden, una vida sana parte con una alimentación sana.

Salud: Nuevo estándar busca asegurar la precisión de los test de vitamina D

Hoy la vitamina D es uno de los supernutrientes más populares, y conforme al aumento vertiginoso de los beneficios asociados por diversos estudios a este elemento, ha escalado la preocupación sobre los niveles insuficientes de vitamina D entre la población mundial, los cuales estarían vinculados a problemas tan diversos como la osteoporosis, el parkinson, la obesidad y el deterioro cognitivo, entre otros.
 A esta preocupación se suma ahora la inquietud de los especialistas debido a la necesidad de desarrollar mecanismos que mejoren la precisión de los test para evaluar la cantidad de vitamina D en la sangre, según plantea un reporte publicado en la revista Analytical Chemistry.

En el artículo, Karen Phonney y sus colegas advierten que los estudios médicos sugieren que la deficiencia o insuficiencia de vitamina D sería aún más común de lo que se piensa actualmente, además de constituir un factor de riesgo para un amplio abanico de enfermedades, sin contar los problemas óseos.
Las personas pueden producir su propia vitamina D muy fácilmente con sólo subirse las mangas de la camisa y exponer su piel al sol durante algunos minutos. Pero para aquellos que nos pasamos el día trabajando en oficinas bajo techo, los suplementos alimentarios son fundamentales para obtener niveles saludables de este nutriente.

Con este interés cada vez más marcado en la vitamina D, los científicos necesitan una forma precisa de medir sus niveles en la sangre. El problema es que medir este nutriente directamente no funciona, porque éste es rápidamente transformado en otro elemento en el hígado. Por eso, los métodos actuales se enfocan en los niveles de un metabolito de la vitamina D llamado 25(OH)D. Sin embargo, los métodos de testeo no siempre están de acuerdo y muchas veces dan resultados diferentes.
Para resolver este asunto, los autores del estudio desarrollaron un material estándar de referencia llamado SRM 972, el primer material de referencia certificado para el análisis del metabolito en el serum sanguíneo.
"Este material de referencia entrega un mecanismo que asegura la precisión de la medida y compatibilidad y representa un primer paso hacia una estandarización de las mediciones de 25(OH)D" concluyeron los especialistas.

Independiente del mecanismo para medir los niveles de vitamina D en la sangre, hoy está clarísimo que contar con cantidades adecuadas de este nutriente es fundamental, por lo que se recomienda ingerir alimentos enriquecidos para mantenerse saludable y cuidar los huesos desde temprano.
La leche contiene vitamina D de forma natural, pero además, les cuento que los ricos productos sin lactosa de Loncoleche vienen enriquecidos con este elemento para ayudarnos a llevar una vida plena, aportando todos los nutrientes que necesitamos.
¡Así que a cuidarse desde ya!

Salud: Hormona de la obesidad aumenta el riesgo de osteoporosis en los adultos mayores

Es sabido que la obesidad está vinculada a problemas como las enfermedades cardiovasculares y la diabetes, pero ahora se acaba de descubrir además que una hormona ligada a esta condición también estaría relacionada a la osteoporosis y a un mayor riesgo de fracturas.

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Gothenburg, estas enfermedades están ligadas directamente a la presencia de una hormona llamada adiponectina, que es la encargada de regular el azúcar en la sangre y la obesidad al enviar señales a otros órganos.

Durante la investigación se examinó a cerca de 11 mil hombres de la tercera edad en Suecia, Estados Unidos y Hong Kong, con el objeto de determinar los factores de riesgo asociados a la osteoporosis, que es la enfermedad ósea más común en la actualidad y se caracteriza por una reducción y debilitamiento de los huesos que puede derivar en dolorosas fracturas.
Al examinar las cantidades de adiponectina en los participantes del estudio, los especialistas descubrieron que aquellas personas con mayores niveles de esta hormona tienen esqueletos más frágiles, además de una reducción en la fuerza y masa muscular, que aumenta el riesgo de sufrir fracturas.
“Los niveles altos de adiponectina en los mayores parecen estar asociados con una reducción en el funcionamiento de la musculatura y un esqueleto más frágil” apuntaron los autores de la investigación, agregando: “Esto deriva en un mayor riesgo de fracturas y caídas, además de un incremento en la mortalidad”.

Este estudio resulta preocupante, pues la adiponectina es una hormona que se encuentra en niveles proporcionalmente inversos al Índice de Masa Corporal (IMC), vale decir, está en mayor cantidad en las personas delgadas, que tienden a ser más sanas y energéticas, por lo que se confían con mayor facilidad y se controlan menos medicamente.

Por esta razón es fundamental cuidarnos desde temprano, independiente de lo bien que creamos sentirnos o de que nos encontremos en forma, y una de las mejores maneras de mantener la osteoporosis a raya es ingerir una dieta rica en lácteos que contienen calcio y vitamina D, por lo que ayudan a proteger nuestros huesos.

En la actualidad, gracias a la creación de diversos productos sin lactosa, padecer de intolerancia a la lactosa ha dejado de ser una excusa válida para descuidar la alimentación y está en cada uno de nosotros elegir cómo queremos vivir nuestra vejez.

Salud: Estudio relaciona las fracturas de cadera con un aumento de la mortalidad

¿Recuerdan que siempre digo que independiente de la intolerancia a la lactosa, es fundamental ingerir leche y lácteos en general en cantidades adecuadas?
Pues acaba de salir un estudio que corrobora la necesidad de nutrirnos adecuadamente para mantener a raya la osteoporosis, pues las fracturas de cadera ligadas a este problema aumentan considerablemente la mortalidad de quienes las padecen en el año que sigue al accidente.

La investigación, publicada en la revista de los Archivos de Medicina Interna, es parte del Estudio de Fracturas Osteoporóticas que se está llevando a cabo desde hace más de dos décadas y que cuenta con la participación de cerca de 10.000 mujeres mayores de 65 años.
Durante el experimento se comparó la salud de aquellas participantes que sufrieron fracturas con aquellas que no padecieron este problema, descubriéndose así que las mujeres entre 65 y 69 años que se quiebran la cadera tienen cinco veces más posibilidades de morir en el año siguiente, en comparación con aquellas mujeres de la misma edad que no sufren este problema. En el caso de aquellas entre 70 y 79 años, una fractura de cadera dobla el riesgo de fallecer dentro del año siguiente. Mientras que aquellas mujeres mayores de 80 años que cuentan con excelente salud y aún así se fracturan la cadera, tienen tres veces más probabilidades de fallecer en este período.

Estudios previos que relacionan las fracturas con un aumento de muerte temprana concluyeron que esto no se debía a la fractura en sí, sino a la mala salud que la había provocado en primer lugar. Sin embargo, esta investigación controló estos factores, develando que en realidad el riesgo está ligado directamente a la fractura.
"Nuestro estudio sugiere que es la fractura de cadera, y no sólo la mala salud en general, lo que pone a estas mujeres en riesgo de morir" explicó Teresa Hillier, coautora de la investigación, agregando: "Nosotros descubrimos además que las mujeres tienen mayor riesgo de fallecer durante los primeros tres meses después de la fractura, lo que nos lleva a suponer que la hospitalización, la cirugía y la inmovilidad llevan a otras complicaciones que pueden derivar en la muerte ".

De acuerdo a la Fundación Nacional de Osteoporosis, cerca de la mitad de las mujeres sobre 50 años tendrá una fractura debido a esta enfermedad que debilita los huesos, minando así la calidad de vida.

Está comprobado que uno de los mayores problemas ligados a la Intolerancia a la lactosa es la osteoporosis, pues al no ingerir leche es difícil alcanzar los niveles de calcio y vitamina D recomendados para mantener la salud ósea.
Hoy sufrir de esta condición no es excusa para eliminar los lácteos de la dieta, ya que existen diversas alternativas, desde leches y productos sin lactosa hasta suplementos de lactasa, para poder nutrirse adecuadamente y cuidar así nuestros huesos y nuestra salud a futuro.

Otras recomendaciones para evitar la fracturas incluyen:
- Hacer pesas y ejercicios de equilibrio.
- Evitar el cigarrillo.
- Vivir en una casa segura, pensada para reducir las caídas que puedan provocar fracturas.

 Recuerden, mientras más temprano se comienza con la prevención, mejor son los resultados.
Vivir una vida plena y alegre, a cualquier edad, depende sólo de nosotros.