Lanzamiento: Nuevo Queso Sin Lactosa Loncoleche!

Esta semana es muy importante para todos los intolerantes a la lactosa y es que nuestra marca favorita al fin ha sacado un producto increíble. Estoy tan contenta que el regreso a la rutina después de las Fiestas Patrias ha sido mucho más llevadero!

Por eso hoy les quiero hablar del queso, porque al fin podremos disfrutar de los quesos sin lactosa así que este fin de semana todo será alimentos con este producto :)

El queso, aunque no lo parezca, es de larga data. Una de las referencias más antigua se encuentra en Egipto en grabados con más de dos mil años de antiguedad.
Este alimento, obviamente, contiene calcio, además de fósforo. Aunque es muy rico no lo incluyen para bajar de peso, porque tiene un importante porcentaje de grasas. Pero acuérdense que la leche sin lactosa tiene menos azúcar, justamente porque no tiene esta azúcar de la leche.

En el proceso de elaboración influye también el tipo de leche usada las que hacen variar sus características. La mayoría de los quesos, por ejemplo son de leche de vaca. Pero también se puede hacer de leche de oveja, cabra o incluso camellas!

Buscando info por internet encontré justo este artículo y me pareció muy interesante.
El artículo comenta que los productos lácteos no ayudan a adelgazar, ya que es sabido que tanto la leche o el queso tiene grasa.
Este estudio se realizó con 29 estudios donde un grupo de personas debía comer entre una o seis porciones de lácteos en un tiempo y además algunos hacían una dieta para  bajar de peso. Y estos fueron los resultados:

"El grupo que había consumido más lácteos adelgazó unos 0,14 kg más que el grupo control, lo que podría atribuirse al azar, pero perdió más grasa corporal (equivalente a 0,5 kg)."

Al parecer a corto plazo los productos lácteos traen beneficios si es que se utilizan en un plan para adelgazar pero otra fuente indica que eso no ayuda para nada! Otro doctor comenta que entre quienes no consumen lácteos aumentar las porciones tampoco sube el peso.

Al final lo más importantes es tener una dieta equilibrada respecto a la leche y los quesos,  quizás no ayude a bajar de beso pero sí trae un beneficio general a la salud.

Espero que tengan un excelente fin de semana y ya vayan pensando en ricas recetas con este Queso Sin Lactosa de Loncoleche!
Nutrición: ¿Queso sin lactosa?

Estoy segura que uno de los sufrimientos más transversales entre aquellos que padecemos de intolerancia a la lactosa es la dificultad de comer queso. De hecho, es cosa de acercarse a cualquier foro o comunidad sobre el tema para ver quejas al respecto y súplicas lanzadas a las empresas de alimentos funcionales para que saquen este producto al mercado.

Sin embargo, la verdad es que hay muchos quesos que no deberían presentar mayores problemas para quienes padecen de una intolerancia a la lactosa no demasiado aguda, pues tienen muy pocas cantidades de este azúcar de la leche.
Esto se da especialmente en caso de los quesos curados y fermentados, ya que durante el proceso de elaboración disminuye el contenido de lactosa. Más aún, aquellos quesos viejos artesanales que tan sabrosos nos parecen contienen aún menos este elemento, pues con la maduración se van secando mediante la evaporación del suero lácteo que es el que tiene la lactosa.
Por otro lado, existen quesos que cuentan con altas concentraciones de lactosa, como son los queso crema, por lo que es recomendable evitarlos sin dudar.

Finalmente, no hay que olvidar que todos tenemos distintos niveles de intolerancia a la lactosa y por ende algunos podemos soportar sin problema ciertos alimentos mientras que otros presentan síntomas severos con tan sólo oler un lácteo. Por esta razón, es importante conocer nuestro organismo y experimentar con mucho cuidado para saber qué cosa podemos comer y qué cosa no.
Además, todos los quesos son elaborados de forma distinta, e incluso entre aquellos con menores concentraciones de lactosa, los procesos de fermentación son diferentes, por lo que se recomienda probar siempre con cautela.

Por último, para aquellos que definitivamente se sienten mal hasta con la dosis más ínfima de lactosa, siempre está la alternativa del tofu, ‘queso’ elaborado en base a soya que es una fuente rica de proteínas vegetales y queda delicioso frito con salsa de soya y cebollín.